La endodoncia

Con la endodoncia se consigue mantener el diente en el arco oral sin recurrir a medios irreversibles, como la extracción, que llevarían a realizar reposiciones protésicas que nunca podrán sustituir la funcionalidad de un diente propio.

¿Qué es una endodoncia?

Es un tratamiento dental que consiste en eliminar del interior del diente los tejidos dañados, limpiando primero los conductos de la raíz donde se encuentra localizada la pulpa (nervio).

¿Es doloroso?

Dado que para realizar una endodoncia se emplean anestésicos locales, este tratamiento no es doloroso en absoluto. Cuando se pasa el efecto del anestésico, y solo en algunos casos, el diente tratado puede permanecer ligeramente sensible, lo que hace necesario el uso de algún analgésico durante unas horas.

¿Existe alguna alternativa a la endodoncia?

Desgraciadamente, no. La alternativa es la extracción, pero no hay nada mejor que el propio diente. Por ello, las revisiones periódicas para detectar caries antes que afecten a la pulpa son imprescindibles.

¿No sería mejor y más barato extraer un diente afectado que realizar una endodoncia?

La extracción de una pieza dental es una perdida definitiva y un hecho irreversible. Ademas, un diente tratado por endodoncia y correctamente restaurado es mucho mejor que un tratamiento protésico y siempre resultará mas barato realizar una endodoncia que extraerlo y reponerlo en la arcada, ya sea mediante un puente o con un implante.

¿Un diente en el que se ha practicado una endodoncia necesita algún cuidado especial?

Un diente correctamente tratado por esta técnica y restaurado actúa igual que las restantes piezas dentarias, tanto en lo que respecta a su función masticatoria como en lo referente a su susceptibilidad ante las agresiones externas. Por tanto, las caries puede afectarle de nuevo. De ahí que requiera los mismo cuidados de higiene, prevención y revisión periódica que cualquier otro.

PIDE TU CITA

 

Solicítala