Claves para descubrir si tus hijos necesitan un tratamiento de Ortodoncia - Centro Avanzado de Odontología Belmonte - Dentistas en Albacete

Claves para descubrir si tus hijos necesitan un tratamiento de Ortodoncia

Cómo saber si tus hijos necesitan un tratamiento de ortodoncia

¿Te has parado alguna vez a observar los dientes de tu peque? ¡Bien hecho! Hay gente que no lo sabe, pero comenzar a tratar sus problemas bucales desde la infancia es algo que repercutirá muy positivamente en su salud dental en un futuro. Esto es así porque durante sus primeros años de vida, la mandíbula está en pleno crecimiento. Tratar un problema bucodental durante esta etapa es mucho más sencillo y efectivo que hacerlo durante la adultez, por lo que lo ideal sería comenzar con su tratamiento en cuanto te lo recomiende el dentista. Pero, ¿cómo saber si va siendo hora de llevarle al ortodoncista por primera vez? ¡Sigue leyendo para averiguar cómo saber si tus hijos necesitan un tratamiento de Ortodoncia!

¿Qué señales existen de que tu hij@ necesita ortodoncia?

A veces no resulta tan fácil averiguar si la necesita, ya que algunos casos son menos evidentes que otros. Por eso, hemos recopilado todos los síntomas que pueden ayudarte a saber si tu peque necesita alinear sus dientes. ¡Toma nota!

1.      Se chupa el pulgar con frecuencia.

O si todavía sigue usando el chupete o el biberón después de los tres años de vida, puede acabar necesitando este tratamiento. Se trata de un mal hábito que modifica la posición de los incisivos superiores, que se inclinan hacia delante, y los inferiores, que se desplazan hacia atrás.

2.      Ha perdido muy pronto o muy tarde sus dientes de leche.

Una pérdida dentaria temprana genera desajustes en la dentición permanente, al mismo tiempo que una aparición tardía podría ser síntoma de otros problemas dentales a largo plazo. Si tu peque ha cumplido ya los 6 años y todavía no ha aparecido ningún diente definitivo, podría ser un indicativo de que necesita una ortodoncia.

3.      Le cuesta masticar o morder.

O si mastica solamente por un lado de la boca. Es un claro síntoma de que tu niño o niña tiene problemas de mordida.

4.      Respira por la boca, en lugar de por la nariz.

Suele estar ocasionado por una mordida abierta, una maloclusión cuya consecuencia principal es que los labios no encajen como deben.

5.      Tiene mucho espacio entre los dientes.

Los huecos interdentales pueden deberse a varias razones: que no haya suficientes piezas dentales, que los dientes sean de tamaño muy pequeño o que su arco dental sea muy ancho. Todas ellas son razones para recurrir a la ortodoncia.

6.      Sus dientes no encajan bien o están apiñados.

Una correcta alineación dental es lo ideal. No solamente por razones estéticas, sino funcionales: los dientes apiñados son más complicados de limpiar y propician en mayor medida la aparición de afecciones como la caries.

7.      Tiene dolores de cabeza o cuello y están relacionados con la ortodoncia.

Es un hecho que una mala salud oral repercute en otras zonas de su cuerpo. Una maloclusión dental puede provocarle dolores de este tipo, junto con chasquidos al abrir y cerrar la boca o al masticar. Corregir el problema desde su raíz siempre es la mejor solución.

8.      Su mandíbula o sus piezas dentales tienen un tamaño desproporcionado.

Aunque cada persona es un mundo, está claro cuando un niño o una niña tienen un rostro asimétrico. Si sus dientes son demasiado grandes para su cara o tiene un maxilar mucho mayor que el otro, podría tratarse de un problema que requiera de ortodoncia.

¿Cómo podemos ayudarte con un tratamiento de ortodoncia?

En Centro Avanzado de Odontología Belmonte queremos ayudar a tu peque a conseguir una dentición que le asegure una sonrisa sana y radiante cuando crezca. Por eso ponemos a nuestros pacientes más jóvenes en manos del Dr. Pablo Gómez, nuestro odontólogo especializado en ortodoncia. Él se encargará de analizar el caso de tu hij@ y recomendarte la mejor opción para llevar su tratamiento.

En cualquier caso, aunque el uso de ortodoncia está indicado a partir de los 11 años, te recomendamos que traigas a tu hijo al dentista a partir de los seis o siete para comenzar a corregir sus problemas más severos.

¿A qué esperas para comenzar su tratamiento? En nuestra clínica disponemos de unos recursos, instalaciones y personal capacitados para trabajar con niños. ¡Déjate aconsejar por nuestros profesionales!

PIDE TU CITA

Solicítala
WhatsApp chat